sábado, 27 de octubre de 2007

Naranjo en flor


Las tres chicas estan sentadas alrededor de una mesa de vidrio carcomido. Una de ellas se lleva un cigarro importado a la boca, la otra mira su teléfono y piensa en voz alta... su mejor amigo la ha olvidado. La otra bosteza y en su mano tiene una botella de agua.

Se acerca una señorita, a la cual le piden dos cafés. La que bosteza se niega a tomar café porque le hace mal. Las tres chicas sonrien y empiezan a hablar. El orden es el siguiente: cada quien habla cuando se le da la real gana y ninguna se guarda el comentario para el final.

Llega los cafés y piden sacarinas. Una se encuentra gorda, dice que su vida universitaria va bien encaminada pero que su hábito alimenticio es horrible, cuenta que viven 4 chicas en su casa y cocinan como para un ejercito. Cuenta que hicieron una fiesta y alguien se robó la plancha del pelo pero entre todas las universitarias la van a reponer.

La otra cuenta que está trabajando pero que el uniforme que tiene que usar le desagrada. Bosteza nuevamente y dice que esta cansada, que no durmió bien porque tuvo que quedarse hasta tarde estudiando y preparando una clase para el día siguiente. Pero que al mismo tiempo, todo ese sacrificio le llena el alma.

La otra chica, abre la cartera y se echa labial rojo en los labios. Mira a sus dos amigas y dice que se siente triste con su rutina de no hacer nada por nadie, y que no le dan ganas de pensar en el futuro.

Las tres se quedan calladas un momento, una de ellas, la que no toma café, se levanta de la mesa y va a comprar un chocolate, dice que es para el frío, se sienta y sus dos amigas prenden otro cigarro.

Una de las chicas dice que quiere un novio. Uno que la saque de su inestabilidad emocional porque se siente poco querida. Cuenta que ha tenido un par de parejas por el rato pero que nada la llena porque sufre por un amor inconcluso. La otra chica dice que la entiende, que ella extraña a su ex novio que se portó muy mal con ella, pero sabe que tiene que seguir viviendo por sí misma, cuenta que a veces le vienen los bajones y no puede evitar sentir que se quiere morir pero luego la certeza la vuelve a iluminar y todo está bien. La otra chica las mira y les dice que el amor vale una porquería y que no entiende como carajo existen mujeres que sufren por hombres.

Vuelven a llevarse el café a la boca, y la otra chica que no toma, abre su cartera y se echa brillo en los labios.

Pasa alguien frente a ellas. Una de las chicas comienza a hablar de esa persona. La otra también la conoce. Era la polola de la prima del compañero de curso de una de ellas. Está gorda. Se viste mal, pero iba de la mano de un novio .

Vuelven a llevarse el café a los labios.

¿Que haremos esta noche beba?

No sé, mi amigo todavia no me llama

Pucha pero mandale un mensaje

No Rocio, si este weon no va a contestar

Ya filo, no pesques

¿Que vamos a hacer?

Pucha pollo no se, ¿que hacemos?

No quiero ir a la entre rozio

Yo tampoco quiero

¿Vamos a comer papas fritas al shop dog?

Dale, pero no tengo plata

Yo tampoco tengo plata

Ya beba, tu invitas

Bueno


Las tres chicas se levantan de las mesas y se van caminando, soñando que algún día una de ellas será escritora como Carrie, la otra una profesional reconocida y la otra anhela montar una obra de teatro en Broadway. Pero lo único que tienen seguro es que comerán papas fritas, que engordaran y que siempre se tendrán la una a la otra.

1 comentario:

rociito! dijo...

es impresionante la capacidad hermosa de q uds 2 perras malevolas q tienen para escribir, iempre que leo algo de nosotras lloro ahora no por q toy demasiado cansada y creo q muy vulnerable todo menos a llorar, pero siempre es lo mismo amo la capacidad de escribir q tienen.. nunca dejen de hacerlo por favor . por q me deleito ante tanta weaa! las amo par de estupidas :)